MENUCERRAR

Exhibiciones

La ciudad del Fútbol

Relato de una pasión

La Ciudad del Fútbol, relato de una pasión, se presenta como un recorrido por los inicios del pata bola, una de las denominaciones que tomó el incipiente deporte hacia fines del siglo XIX, su florecimiento y popularización, su fervor y su cualidad característica de ser un manantial permanente de figuras for export.

La historia del fútbol en Rosario va de la mano con la del nuevo entramado social que se conformaba a fines de 1800. Tradición extranjera nacionalizada y apropiada por los rosarinos, los primeros latidos del fútbol rosarino estuvieron ligados a la inmigración inglesa. Con la llegada de los británicos, que venían para impulsar el desarrollo ferroviario, se incorporó su bagaje de costumbres y usanzas. Para ese momento, 1863, en Gran Bretaña ya llevaba algunos años la práctica de un nuevo deporte: el football. Con el tiempo comenzó a contar con una amplia simpatía social, siendo los lugares de trabajo y luego el barrio los primeros reductos desde donde se impulsó el desarrollo del actualmente tan popular deporte. Tal fue el caso de los empleados de los talleres del Ferrocarril Central Argentino, quienes lo practicaban después de la jornada laboral, por lo que decidieron crear un club de fútbol exclusivo para los trabajadores del ferrocarril; y el caso del inglés Isaac Newell y su esposa, ambos docentes del Colegio San Bartolomé, que fundaron el Colegio Comercial Anglo Argentino, una de las primeras instituciones en reunir la educación con la práctica del fútbol.

Ya por 1.900 el fútbol se practicaba a lo largo y lo ancho de la ciudad. Otros clubes irían surgiendo en los barrios rosarinos: algunos de ellos serían Tiro Federal, Central Córdoba y Argentino de Rosario, quienes, junto con Central y NewellŽs, serían los cinco grandes del fútbol local.